La boda andaluza de Inma y Joaquín

By Como La Boda Misma - 21:29

Inma y Joaquín se conocieron en 2012 en el ambiente taurino de Sevilla, pues los dos son muy aficionados, aunque realmente no comenzaron a tener más amistad hasta dos años después, empezando a salir en septiembre de 2015 tras un verano de vértigo, en el buen sentido de la palabra.

Desde el primer día los dos lo tuvieron muy claro, desde entonces no se han separado y en agosto de 2016, de vacaciones en la Cinque Terre y en la iglesia de Santa Margarita de Antioquía de Vernazza, a las orillas del mar de Liguria, Joaquín formuló las palabras mágicas e Inma dijo ¡por supuesto!

Durante un año prepararon una boda muy andaluza, que se celebró el 7 de octubre, día de la Virgen del Rosario, pues en la familia de Inma hay seis generaciones con ese nombre, en el Santuario del Loreto, un precioso monasterio franciscano del siglo XVI ubicado en el Aljarafe sevillano. Fue una ceremonia muy especial pues la hermana de la novia y unos amigos interpretaron una plegaria compuesta por su hermano, el compositor José León. El almuerzo fue en el cortijo 'Torrequemada', ubicado en Bollullos de la Mitación, decorado por la familia del novio con un resultado espectacular.

La novia eligió un diseño de la firma Malula y en la primera cita supo que María y Alicia le harían su vestido. Fue muy original, pues al toque de las bandas grises de gasa en el pecho, que bordeaban la cintura, se unía una falda de crepe de seda llena de botones en la delantera también de color gris. Las mangas eran largas y terminaban con unos botones que hacían de gemelos. No podía faltar el anillo de compromiso, un brillante precioso, y como complementos llevó unos pendientes de su abuela; una cruz de Santiago, muy especial para la novia que llevó en la solapa; una tiara confeccionada con mucho cariño por el onubense Juan Robles y un ramo de flores muy colorido y con espigas y ramas de olivo, creado por Atrio, y que fue un regalo de unas amigas de Inma.
Joaquín llevó un chaqué clásico con levita negra, pantalón de rayas y chaleco gris confeccionado por Barneto.  
Las niñas de arras iban vestidas de Caperucita con unas capas rojas de terciopelo, hechas por una tía del novio. 
Los meseros de la boda fueron pintados por el hermano de Joaquín, Fernando Mañes, y eran imágenes de toros importantes, detallando su nombre y su historia. De igual manera, a cada invitado se dejó en su sitio una copia de una pintura suya sobre la que Inma escribió una poesía dedicada a Joaquín. Además, los novios regalaron puros, zapatillas planas a las mujeres para aguantar toda la noche y  un regalo solidario a beneficio de Andex. 
Del reportaje fotográfico se encargó Couché foto
La organización estuvo en manos de Eventaria bodas
La barra libre fue muy divertida, amenizada por grupos de flamenco y ochenteros, y por los hermanos y amigos de los novios.
El regalo más especial fue un Suzuki Samurai descapotable de color azul de los años 80 en el que los novios se trasladaron a la finca. 
Fue un día increíble al igual que la luna de miel recorriendo Argentina. 












































B. 

  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios